En Biopool ® pensamos que nadar en agua natural es un verdadero placer. No sólo el ejercicio es bueno para la salud, sino que también lo es el agua.

Nadar en agua con productos químicos tiene un efecto nocivo para la salud
La buena noticia es que existen alternativas a la piscina de cloro. La mejor de ellas es Biopool ® basada en sistemas de filtrado biológicos.

El agua que utilizan las piscinas Biopool ® se depura en una zona con vegetación sobre lecho de gravas que actúa como un biofiltro por donde se hace circular el agua de la zona de baño.

La zona de depuración es adyacente a la zona de baño y el conjunto puede adoptar una apariencia natural —como un estanque o un río de montaña— cuya belleza estética es muy superior a la convencional piscina azul de cerámica. El agua de una piscina naturalizada sorprende por lo cristalina, y la sensación al nadar en ella (y en el entorno creado) no se puede com parar a hacerlo en la piscina típica.

Este sistema de depuración natural no añade al agua ningún producto químico y su propio buen funcionamiento se aprecia en la salud de las plantas, que tienen como función mantener los niveles de oxígeno en el agua. Su mantenimiento es similar al de jardín, no exige ningún conocimiento especial y el resultado es una piscina que se puede ver todo el año.

En una piscina natural, utilizamos los propios procesos de la naturaleza para limpiar el agua. Si tuvo la ocasión de nadar en un lago con agua límpida, entonces sabe sensación de felicidad que solamente la naturaleza puede darnos. Una natación es mucho más agradable sin tener los ojos irritados y sin olor químico.

El diseño de una piscina natural se adapta a cualquier gusto y circunstancia. Puede crearse desde una piscina de estilo moderno y urbano a otra que imite un entorno natural, con fondo de gravas, con cascadas y márgenes vegetales. Así se pueden crear piscinas desde un mínimo de 100 m2 sin un límite superior.


Ventajas frente a una piscina convencional

-La temporada de natación puede prolongarse gracias a una mayor temperatura del agua. El relieve, las plantaciones, las paredes y las barreras desempeñan todos un papel importante en la concepción global para proporcionar un microclima conveniente para la natación.

- Excelente inserción en el jardín y en el contexto ambiente. No hay ninguna transición dura en el entorno. La piscina biológica realza el principio de la coexistencia armoniosa como se encuentra en la naturaleza, se inserta completamente en el paisaje y resulta especialmente decorativa, incluso en invierno.

- Ausencia de productos químicos en el agua. La filtración es efectuada por la microfauna y la microflora acuática que se desarrolla en la grava y en las zeolitas de la zona de regeneración. Las plantas acuáticas, más allá de su función estética, absorben el nitrógeno y el fósforo disuelve en el agua. Las plantas sumergidas ayudan a mantener la oxigenación del agua.

- Intensa sensación de inmersión y contacto con la naturaleza durante la natación y la sensación de volver a los orígenes.

- Originalidad con relación a la piscina tradicional. Floraciones de las numerosas plantas acuáticas en todas las temporadas

- Bajo costo de mantenimiento y cuidado del medio ambiente. No se cambia el agua, solo se repone la que se evapora.

149 diseño